Hay un texto en el Zhang Zhung Nyan Gyud, llamado Zerbu,  
que trata específicamente de la energía y las acciones. 
'Zerbu" significa, literalmente, "golpear un clavo" para sujetar algo y, 
simbólicamente, 
"fijar las acciones del cuerpo, el habla y la mente en la vida cotidiana a nuestro nivel de práctica.  
Voy a parafrasear y comentar los pasajes claves de este texto.
Cuando una visión es un obstáculo, necesitas un amigo.
Por "visión" nos referimos a los movimientos de energía;
los amigos que necesitamos son la renunciación y las prácticas preliminares
Pero cuando la visión ya no es un impedimento, 
alcanzamos una etapa diferente. 
Una vez que hemos desarro­llado nuestra práctica, 
los obstáculos anteriores se vuelven un beneficio para ésta.
(Representación metafórica con animales, 
de los tres venenos raíces, ignorancia, apego, aversión.)

Cuando un fuego crece y se vuelve una gran hoguera, 
enton­ces el viento ayuda al fuego.
En esta etapa, de hecho, necesitamos el viento, 
es decir,
los movimientos de energía, 
 de manera que en lugar de estancar­nos podamos desarrollar nuestra práctica; 
para esto necesita­mos la energía de los pensamientos y las pasiones, 
a fin de in­tegrarlos con la contemplación. 
El uso de las pasiones a través de su integración completa se llama "sabiduría loca".
La sabiduría que surge de sí misma es la base.
Todos los movimientos de energía,
ya sean pensamientos suti­les o pasiones burdas, 
surgen en la base y tienen lugar en el es­tado de presencia. 

Debemos mantener la conciencia despierta presente sin distraernos,
identificar las conciencias de los seis sentidos como sabiduría que surge de sí misma 
cada vez que tratamos de integrarnos con el movimiento del cuerpo, de la voz o de la mente.
Los cinco venenos son energía.
Todos los movimientos del pensamiento, todas las pasiones, 
son energía en forma visible y poderosa.
Seguir las cinco pasiones es ilusión.
Seguir las pasiones significaría no reconocer su realidad inhe­rente, que es el vacío.
Ver los cinco venenos como negativos es un error.
Esto significa no reconocerlos como las manifestaciones de la energía del estado primordial.
Dejar las pasiones en su propia naturaleza es el método.
Ésta es la forma superior de integrar las pasiones cuando sur­gen; 
es como un copo de nieve que se disuelve en el océano.
     Hacer esto y obtener como resultado la comprensión, es el camino.
Cuando te das cuenta de que no hay separación entre las pa­siones y el estado puro de la mente, 
ése es el estado de ilumi­nación.
Este método Dzogchen es muy útil para aprovechar las pa­siones sin transmutarlas tántricamente.

Al integrar estas mani­festaciones de energía, 
entendemos su naturaleza como los movimientos de nuestro propio estado primordial y 
de este modo se vuelven el camino de la realización y la liberación.
En esta etapa nos volvemos libres. 
Nada nos perturba y ac­tuamos conforme a la "sabiduría loca".  
 
Como dice el texto,
"nos comportamos como un puerco o un perro" 
que no tienen consideraciones dualistas. 
Lo bueno, lo malo, 
lo limpio, lo su­cio, 
todo es percibido como si tuviera "un solo sabor".
       Otro texto dice que "nos volvemos como niños pequeños que no sa­ben nada y hacen cualquier cosa", 
que no tienen ninguna pre­ferencia ni conceptos de bueno o malo, 
y por lo tanto, 
para ellos no hay nada que aceptar o rechazar. 
En el pasado algunos practicantes de Dzogchen hacían cosas extrañas,
y la gente los criticaba por su comportamiento; 
pero los lamas Dzogchen hacen cosas "locas" (según las normas convencionales) 
porque han integrado todas las acciones en el estado de contemplación y no tienen limitaciones. 
 
La gente los criticaba por casarse o porque comían carne, 
pero ellos contestaban que incluso su forma de ir al baño no era como la de los demás.
La "sabiduría loca" es la actividad conforme a la perspecti­va absoluta y definitiva, 
la forma última de percibir y de ser, el copo de nieve disolviéndose en el océano; 
en ella ya no repeti­mos compulsivamente las mismas acciones habituales; 
en lu­gar de eso actuamos con loco abandono, 
sin renunciar a nada. 
Ya nada nos puede perturbar, 
todo surge en su propia forma y se libera en su propia forma. 
Si hacemos algo, está bien; 
si no lo hacemos, está bien. 
Ya no hay reglas que seguir. 
No obstan­te, debemos desarrollar nuestra mente antes de llegar a esa eta­pa. 
No funciona el tratar de comportarnos de esta manera sin haber obtenido previamente la comprensión correcta.
El Zerbu continúa:
Haz cualquier cosa sin indecisión o vacilación alguna. 
Sin expectativas o dudas, 
todas las acciones son completamente libres. 
El comportamiento se vuelve como un pavo real, 
tomando todos los obstáculos y apariencias como bendi­ciones.
(Ni se renuncia como en la vía del sutrayana, 
ni se transforma como el vajrayana,
en la vía de liberación espontanea 
las aflicciones mentales, pasiones, venenos etc., 
integrándose en el estado natural,
Resplandeciente Rigpa,
libre de fabricación y esfuerzo, 
no-meditación sin distracción
carente de expectativas,
la naturalidad sin fabricar nunca puede cansar.
si construyes un estado en el que realizas esfuerzo,
y te cansas,
esto no es Rigpa, 
si no estás establecido en Rigpa,
nada de lo aquí dicho tiene sentido.)
Cuando estés infeliz, mantente por completo en la infeli­cidad;
Cuando estés feliz, mantente por completo en la felicidad;
Cuando estés enfermo, mantente por completo en la en­fermedad;
Cuando estés hambriento, mantente por completo en el hambre;
Cuando tengas miedo, mantente por completo en el mie­do;
Cuando algo no te guste, mantente por completo en el es­tado de disgusto.
Éste es el gran viento.
Cuando las visiones sean un obstáculo, ten cuidado;
Cuando las visiones se vuelvan tus amigas, libérate.
Todo se vuelve entonces un beneficio para tu práctica.
Otro texto, 
Las seis instrucciones, dice:
"Aquellos que practican los cinco venenos son los mejores practicantes" 
porque, en lu­gar de ser un obstáculo, 
la energía de las pasiones se vuelve un beneficio para la práctica.


Para un pavo real el veneno,
Sabe igual que la fruta fresca.

Cuanto más veneno come,
 
Más brillante y bonito luce su plumaje.
 
Cuando actúas de acuerdo con la sabiduría loca, 
eres un recipiente de la enseñanza Dzogchen. 
 
Esto es llegar a la dimensión de oro.
En esta dimensión todo es oro; 
no hay nada que no sea el es­tado puro y perfecto. 
Si todo es oro, entonces ninguna cosa es más valiosa que otra;  
no hay nada a lo cual asignar ningún va­lor en particular,  
porque todo es precioso. 
No hay nada que es­conder secretamente en tu casa, 
y no hay actividades que aceptar o rechazar.
Ésta es la forma máxima de relacionarse con la energía en función de la diversidad de la experiencia. [..]
 
Tenzin Wangial. Maravillas de la mente natural. (pag 170-174)
Esta entrada está protegida por las Dakinis.
Al igual que un mecanismo formado por más de dos ruedas dentadas
no podría funcionar si faltase alguna rueda intermedia.
Este texto no podrá ser comprendido si no se tiene conocimiento exacto y estable de todo lo mencionado, con tan solo que falte una rueda,
no podrán girar las otras ruedas para transmitirle el movimiento necesario a la última, 
quedando de esta manera el mecanismo inservible.
A lo máximo que podrá llegar será a una comprensión parcial intelectual, 
el verdadero significado está protegido.
[..] Rastros vertidos antaño,
tras los pasos de Padmasambhava.

Arriba en la montaña, 
tras atravesar Rewalsar,
yerguen un mar de banderolas tibetanas de oración,
marcando una puerta hacia otra cosa.
Este paso esta flanqueado por  telas rasgadas 
golpeadas por el viento,
con aires saturados de espera.

Como un antiguo ejército de soldados hastiados de desesperanza,
ansían el retorno del que antaño inflamara estandartes y oriflamas
con pechos henchidos de valor ante la última conquista. [..].
yadabaclandekrisnha | 09 de febrero de 2010
 
 
OM AH HUM VAJRA GURU PADMASIDDHI HUM.
[..]SOLTURA
Comparado con el habito de incontable eones de estar engañado, se han estado entrenando en el reconocimiento de la naturaleza de la mente tan sólo por un tiempo breve. Es imposible lograr la estabilidad en unos pocos meses o aún en unos pocos años, no sucede. Es necesario ser diligente, en el sentido de persistencia o constancia, una constancia totalmente sin esfuerzo. Piensen en como la cuerda de un arco mantiene la misma tirantez en toda su extensión: no es que en algunos lugares está estirada ajustadamente mientras que en otros está escasa; la cuerda está igualmente tensa en todo el largo. Asimismo, la manera de practicar no es algunas veces esforzarse para reconocer la esencia de la mente y después abandonar; es un asunto de estar relajado profundamente desde adentro y continuar en la naturalidad sin fabricar. Tienen que acostumbrarse a este estado; por medio del momento breve del reconocimiento repetido muchas veces.
Al flujo de conciencia de una persona ordinaria se lo llama el ‘instante continuo del engaño’. Eso significa que cada instante de tiempo es derrochado en el engañado, enredo dualista con algún objeto. Este es un hábito fuerte, y crea las circunstancias para que el momento siguiente prosiga de la misma manera. Así los momentos tercero y cuarto sobrevienen; y antes de que lo sepan, meses, años, vidas y eones se han fugado por delante.
Este instante continuo del engaño es una inclinación profundamente congénita hacia la total dispersión en el estado confundido que ha estado funcionando sin cesar por tanto tiempo. Esto no es que necesitemos entrenarnos en ello – ¡ya lo hemos estado haciendo así por vidas incalculables!
Lo opuesto a esta tendencia es cuando nos entrenamos en el ‘instante continuo de nofabricación’, que es rigpa, el estado despierto en sí mismo. A través de esta naturalidad sin fabricar, sin tratar de hacer cualquier cosa que sea, contrarrestamos el modo arraigado habitual del instante continuo del engaño, el creador del estado samsárico. El yogui verdadero no alimenta el enredo con el pensamiento discursivo, la fijación, o el apego. Su mente es semejante al espacio mezclándose con el espacio. Cuando no hay pensamiento discursivo no hay engaño.
La presencia no-dual en el caso de un yogui verdadero es ese primer instante de reconocer la naturaleza de la mente libre de tangibilidad, es el dharmakaya mismo. Su esencia es vacía, su naturaleza es cognoscente y su capacidad es ilimitada, difundida con presencia. Prescindiendo de si estamos hablando acerca del confundido o del estado despierto de la mente, el momento presente es siempre la unidad de la cognición vacua – no hay diferencias sobre este asunto. Pero en el instante continuo del engaño, nunca hay conocimiento alguno de su naturaleza – está difundido con desconocimiento, con ignorancia. En contraste, el instante continuo de no-fabricación es un conocimiento de su propia naturaleza. Por consiguiente, se la llama presencia auto-existente – cognición vacua difundida con conocimiento. Cuando no ocurre el pensamiento discursivo, la distracción o el engaño, éste es el estado de un Buda. Nosotros los seres sintientes nos distraemos y nos engañamos a nosotros mismos. Hemos olvidado nuestra naturaleza y caído bajo el poder del pensamiento discursivo. Nuestras mentes son vacías y cognoscentes pero difundidas con ignorancia; no conocemos.
Para un yogui verdadero, el sendero de los budas es la indivisible cognición vacua difundida con presencia. Una vez que hemos sido introducidos a nuestra naturaleza, habituados a ella y permanecido sin distraernos a lo largo del día y la noche; nosotros también somos budas.
No deberían cansarse por reconocer y olvidar alternadamente la naturaleza de la mente. Lo que es verdaderamente cansador es el estado de la mente engañada que crea actividad completamente insustancial de un momento al otro. Es un enredo totalmente fútil que ha estado continuando por incontables vidas, pero es tan habitual que no nos damos cuenta de cuán agotador es. En el estado de naturalidad sin fabricar, de ningún modo hay nada de qué estar cansado. Es totalmente libre y abierto; no es como hacer postraciones o transportar una carga pesada. ¿Cómo podría la naturalidad sin fabricar ser cansadora?
De modo que en un lado está el agotamiento de la oscurecida ‘difusión negra’ de la mente, de la actividad de pensamiento habitual. En el otro lado está el buen hábito de tratar de reconocer rigpa a cada momento y no estar distraído. Lo que podría ser cansador es el esfuerzo de tratar de reconocer – “Ahora reconozco. ¡Uy! ¡Ahora me he olvidado! Me distraje y se escabulló.” Esta clase de estado de alerta puede ser también un poco esforzada y deliberada. Puede abrumarlos, mientras que no hay manera en que reconocer y permanecer en la naturalidad sin fabricar pueda ser cansador. El antídoto para el agotamiento es, desde el comienzo mismo, relajarse profundamente desde adentro, de dejarla ser totalmente. El entrenamiento en el estado despierto de la mente no es algo que deban conservar de una manera deliberada. Al contrario, reconocer la naturalidad sin fabricar es totalmente sin esfuerzo. La mejor relajación produce la mejor meditación. Si están relajados profundamente desde adentro, ¿cómo puede ser eso agotador?
Lo que es difícil es estar distraído continuamente; permaneciendo libremente en la totalmente sin fabricar no-meditación sin distracción, es imposible que el cansancio ocurra.
Déjenme repetir otra vez: lo que es agotador es el engaño ordinario ininterrumpido, la
mente pensando de esto y aquello – el giro continuo de la rueda viciosa de la ira, el deseo y la opacidad. Nos empeñamos en semejante actividad inútil sin parar, tanto en el día como en la noche. Una vez que han sido introducidos a la naturaleza de la mente, posiblemente podrían cansarse a sí mismos en su esfuerzo por ser diligentes. Pero si estamos sin esfuerzo, ¿cómo podemos estar agotados? Necesitamos destruir el esfuerzo: eso es lo que nos está cansando.
En la esencia de la presencia que está libre de la fijación dualista, ¿qué hay para crear?
Necesitamos la mejor relajación; la dificultad proviene por no tener esto. Si esta relajación no viene profundamente desde el interior, definitivamente nos cansaremos. Lo que se cansa es la mente dualista. La presencia no-dual es como el espacio – ¿cómo puede el espacio cansarse?
La meditación más excelente es ser estable en la presencia no-dual.
Al principio, cuando empecemos este entrenamiento, el maestro dirá, “¡Mira en tu mente! ¡Mira en tu mente!” Esta vigilancia es necesaria hasta que estén habituados a ello. Una vez que ha sucedido no necesitan mirar aquí o allá. Han capturado el ‘perfume’ de la naturaleza de la mente. En ese punto, no necesitan forcejear; la naturaleza de la mente está naturalmente despierta. Recuerden, el estado desnudo de la presencia ha sido nublado de un extremo a otro por el encuadre mental dualista, como es expresado por los pensamientos del pasado, el presente y el futuro. Cuando la presencia está libre de los pensamientos de los tres tiempos, es similar a estar desnuda. A no ser que miremos en la naturaleza de la mente nunca la reconoceremos. Pero esto es verdadero sólo en el comienzo. Una vez que se hacen más familiares con ello, no hay
necesidad de mirar aquí o allá, o de hacer cualquier cosa. El reconocimiento sucede espontáneamente por motivo de estar habituados a reconocer, hasta cierto punto. Cuando hay un sujeto y un objeto en el reconocimiento, esta no es ninguna otra que la mente dualista. Machig Labdrön aconsejó, “Tensar firmemente y aflojar holgadamente: ahí encuentran la visión crucial.” ‘Tensar firmemente’ significa simplemente mirar en la esencia de la mente. A menos que miren no hay reconocimiento. ‘Aflojar holgadamente’ significa dejarse ir totalmente o desconocer cualquier idea de reconocer. Lo que es reconocido aquí es que no hay ‘cosa’ para reconocer. El estado despierto no es una cosa que pueda ser identificada o señalada precisamente. Esto es lo más esencial. Sin reconocer que no hay nada para reconocer, siempre se aferrarán a alguna idea en relación a ello. Aferrarse a la noción de reconocimiento y un reconocedor es conceptual. Este pensamiento es la raíz del samsara. No es la cualidad despierta auto-existente; es una fabricación. Así que primero miren y luego aflojen profundamente desde el interior; entonces es como el espacio, totalmente despierto.
Este es el samadhi de la igualdad, que es real y naturalmente estable. Lo que se ve está libre de sustancialidad. No es una ‘cosa’. Sin embargo aún cuando ya hayan reconocido, si empiezan a formular, “¡Ahora es rigpa! ¡La tengo!” su esencia de la mente se vuelve completamente nublada por el pensamiento. No hay necesidad de confirmar su experiencia con pensar, “¡Ahora la reconozco!” Esto es innecesario; es meramente otro pensamiento que interrumpe inmediatamente la presencia nodual.
Este encuadre mental dualista es lo que es cansador. La continua mención que tiene
efecto: “Eh, ahora está allá” o “¡Ahora no está allá!” Esto es agotador, por el contrario el actual proceso de reconocer y de distraerse de rigpa de ningún modo es cansador, sino que sucede muy espontáneamente. Eso se llama ‘nutrir la presencia primordialmente libre con la atención innata’. La atención innata es la atención sin fabricar. Ahora mismo miramos en la esencia de la mente por medio de la atención inventada. Alimentar la presencia primordialmente libre con la atención innata significa estar libre de un encuadre mental dualista. Tan sólo permanezcan en la naturalidad; sea que se prolongue o no es correcta una u otra forma. Cuando este momento de reconocimiento es extendido artificialmente, se transforma en un estado dualista de la mente.
No es cierto que para cada cual rigpa se prolongue por sólo un tiempo muy corto. Hay
alguna gente que por haber practicado en las vidas precedentes posee el poder del
entrenamiento anterior. Para ellos, el momento de reconocer sí se prolonga un rato más. Esto no es imposible. No es que cada cual sólo experimenta un mero vislumbre del estado despierto antes de que se desvanezca.
Para repetir un punto importante: lo que es reconocido aquí es que no hay ‘cosa’ para reconocer. 
La presencia no-dual no es una cosa que pueda ser identificada o señalada con precisión. Esto es lo más esencial, porque sin reconocer que no hay nada para reconocer, siempre se aferrarán a alguna idea acerca del estado despierto. Adherirse a un sujeto y un objeto en el reconocimiento no es ningún otro que un encuadre mental dualista. Reconozcan que no hay nada para reconocer, y luego déjenlo ir totalmente. Permanezcan sin el observador y lo observado. Alguien puede ignorar esto y pensar en cambio, “El maestro de meditación me dijo que hay una presencia auto-existente. ¡Debo verla! ¡Debo reconocerla! ¡Debo tenerlo en mente!” Todos estos son conceptos. Mientras haya algo para identificar o acerca de que pensar todavía hay un concepto. Es esta mente dualista de afirmar o negar continuamente lo que es agotador. La mente despierta es el estado desnudo primordialmente libre llamado dharmakaya. De modo que, sostengan eso con la atención natural, sin fabricar un sujeto y un objeto. Tener una cosa mirando a otra sólo crea más pensamiento. En cuanto al punto de vista verdadero, es incorrecto declarar que debe haber algo que es reconocido y que tiene que haber un reconocedor. Esta dualidad es un estado sutil de la mente conceptual. Mientras que no corten la cuerda de los conceptos sutiles, no hay liberación del samsara porque siempre hay algo sostenido y alguien que lo sostiene. Puede no haber una fijación burda de sujeto y objeto, pero una fijación muy sutil todavía está presente. Mientras
hayan un observador y un observado tenues, entonces la fijación sujeto-objeto aún no ha sido abandonada totalmente. Mientras ésta no es abandonada, el samsara no he dejado atrás.¿Saben como algunas veces un gato cae en una emboscada en una ratonera? Se dice que algunos tipos de meditación son similares a eso. Cuando quiera que el ratón ponga su cabeza afuera, el gato está esperando para abalanzársele. Está esperando allí envuelto en esperanza y miedo, esperando que el ratón aparezca y temiendo que no lo haga. De la misma manera, en algunas prácticas de meditación uno se sienta y espera que el estado despierto tenga efecto. Tan pronto como rigpa se manifiesta, uno inmediatamente se engancha a ello: “¡Necesito reconocer rigpa! ¡Aja! ¡Allí esta, ahora lo tengo!” ¡Tratar de agarrar el estado natural es agotador!
Es mucho mejor descansar en un estado totalmente despreocupado sin apego. No dar
importancia a algo es similar a una persona anciana observando jugar a los niños. Los niños conversan, “Hoy seré un ministro, mañana seré un rey.” La persona anciana no concederá realidad alguna a ello. Pensará que cualquier cosa que hagan permitirles que la hagan, no importa. De la misma manera, la persona anciana que es la presencia no-dual se desase de prestar cualquier importancia al surgimiento y a la cesación de los pensamientos. Es muy agotador si tienen que no perder de vista al estado despierto, pensando, “¡Ahora lo reconozco. Ahora estoy distraído. Ahora lo tengo de vuelta otra vez. Ahora lo perdí!” Este proceso es simplemente sumar otro pensamiento a cada momento. Tan sólo relájense. Apoyen la espalda y descansen libremente en la apertura del espacio básico. No perder la cuenta de cada momento es muy cansador; cualquiera, sin importar quién, se cansaría por hacer eso. La tradición describe tres tipos de ‘descansar libremente’ – como una montaña, como un océano y como la presencia. Dejen a su cuerpo descansar libremente como una montaña, dejen que su respiración descanse libremente como un océano, queriendo decir que su respiración esté tan totalmente sin impedimentos como un océano cuando su superficie está inalterada. Dejen que su mente descanse libremente en la presencia; en otras palabras,
permanezcan en la naturaleza de la mente. El estado despierto está libre de los pensamientos de los tres tiempos. La presente cualidad despierta es totalmente fresca; no surge, no permanece ni cesa. De forma que no fuercen aquello que está libre de originación, permanencia o cesación para que surja, permanezca o cese. Pasen su vida en estos tres tipos de descansar libremente. En el momento de reconocer el auténtico estado de la esencia de la mente, los tres venenos son interrumpidos, al menos por un momento breve. Cuando los tres venenos son interrumpidos, las obscuraciones son purificadas; y cuando las obscuraciones son purificadas, rigpa está primordialmente libre. Esto describe la cualidad inherente de la presencia. Se usa el ejemplo de encender la luz en una habitación que ha estado en una oscuridad negro azabache por 10.000 años. La oscuridad desaparece en el mismo instante en que la luz se enciende, ¿no lo hace?. En el momento que reconocemos la esencia de la mente, la corriente del enredo engañado con los tres venenos se interrumpe justo ahí. Se purifica. El momento de reconocer el estado despierto interrumpe simultáneamente a las obscuraciones y el karma negativo del pasado, el presente y el futuro. Esa es la cualidad increíblemente grande del dharmakaya desnudo. La presente cualidad despierta libre de los pensamientos de los tres tiempos es el dharmakaya. No hay nada en este mundo más precioso que el dharmakaya. Si nuestras mentes no tuvieran esta gran capacidad para reconocer el dharmakaya en un simple momento, sería muy insustancial entrenarse en ello. Un simple instante de reconocimiento puede disipar completamente la oscuridad de la ignorancia. El dharmakaya no es creado por nuestra práctica de meditación; ya está, presente; primordialmente. 
Todo el karma y las obscuraciones son momentáneos y no son inherentes al dharmakaya primordial. Sí ponen una trenza de cabello en una llama, ¿qué queda? Sólo la llama; el cabello es temporario. Similarmente, el dharmakaya está presente primordialmente, mientras que los pensamientos de los seres sintientes son momentáneos. Aquello es lo que se quiere decir con la fijación en ambos sujeto y objeto siendo erradicada por el reconocimiento de la esencia de la mente. El dharmakaya en sí mismo está libre de un sujeto y un objeto. No obstante aún cuando el dharmakaya, la naturaleza de Buda, está libre de sujeto y objeto, el estado desnudo puede estar velado momentáneamente. Piensen en ello de la siguiente manera: ¿cuando nacieron llevaban ropa? No, han nacido desnudos y temporariamente usan ropa. Quiten la ropa, y ¿no están desnudos otra vez? Este es el ejemplo para el dharmakayadesnudo, el estado básico de todos los seres sintientes. Este es el estado más profundo posible, y deberían dejarlo ser por medio de la naturalidad sin fabricar. Pero los seres sintientes se sienten compelidos a mantenerse fabricando aquello que es sin fabricar. Estamos constantemente haciendo o formando algo en nuestras mentes. Urdimos el estado natural, primero con los tres venenos, aquello se extiende naturalmente a los 80 estados de pensamiento innatos, luego hacia todas las diferentes clases de aspectos, tales como los 84.000 tipos de emociones perturbadoras. Esa es la maquinaria que hace girar a la totalidad del samsara. Estamos manteniendo aprisionada a la mente despierta: el estado desnudo ha sido puesto en prisión y está rodeado por los 84.000 tipos de guardia cárceles. Día y noche está encerrada en esa celda de prisión; de forma que ahora, ¡rigpa necesita efectuar su fuga! Hemos encarcelado al estado auto-existente en un samsara sin fin, pero todo lo que necesitamos hacer para quedar libres es reconocer el estado primordialmente despierto. Ahora mismo nuestra presencia básica está encarcelada en un samsara interminable. Pensamos,“Ahora estoy haciendo esto, después voy a hacer aquello. Estoy mirando esto. Estoy pensando en aquello. Estoy meditando sobre esto. Ahora me estoy olvidando, ahora estoy reconociendo.” Nunca la dejamos sola en la naturalidad sin fabricar. Todo esto es meramente instalar barras nuevas en nuestra prisión. Por ejemplo, pensando “Soy un shravaka, estoy
practicando Mahayana, ahora estoy haciendo Kriya Yoga, Anu yoga, Dzogchen...” – todas estas ideas en torno a los sistemas filosóficos son simplemente aprisionar al estado despierto. Cuando más lo dejen ser, permiten que más rigpa salga a la superficie.
Cuando actualizamos verdaderamente el Ati Yoga es similar a ser liberado de prisión.
Convertirse en un shravaka o un bodhisattva es parecido a que nos entreguen nuestros papeles de libertad bajo palabra. Practicar los tres tantras externos es similar a que estemos cerca de ser liberados. La puerta de la prisión está casi abierta cuando practicamos Maha y Anu. Con el Ati Yoga, es como si alguien hubiera dicho, “Abran la puerta. ¡Salga!” Cuando estánplenamente realizados, son totalmente libres; ¡están afuera! Son dueños de sí. Los guardias de la prisión de la mente dualista ya no pueden oponérseles o sujetarlos. Están libres en la presencia no-dual. Son una persona libre; no están más en prisión. Si quieren pararse derecho, es su decisión; si se quieren sentar, pueden hacer eso también. En ese momento de presencia desnuda, son libres; están al mando. El punto básico es entrenarse en esta práctica. Cuando el sol del estado desnudo del dharmakaya se remonta por encima del pico más elevado de las tres experiencias del gozo, la claridad y el no-pensamiento, ilumina al mundo entero. Una vez que obtienen alguna estabilidad en rigpa, entonces el enredo de la mente dualista se ve como realmente cansador.Uno piensa, “¿Por qué no me cansé antes de todo este pensamiento? El estado despierto es totalmente abierto y libre, no sujetándose a cosa alguna. Es auto-liberado y naturalmente libre. No hay razón para estar cansado de él. Lo que es realmente cansador son los tres venenos, los cinco venenos, los 51 factores mentales, los 80 estados de pensamiento innatos, y las 84.000 emociones perturbadoras; estos son agotadores. Cuando ellos cesen, entenderán que todo el karma engañado es insustancial, fútil. Realmente nos hemos ocasionado a nosotros mismos un mal momento. Hemos confinado la visión amplia; nos hemos fijado y perdido nuestra libertad. Hemos sido atrapados por una actividad de pensamiento infinita, vida tras vida tras vida, pensando un pensamiento después de otro. Nunca hubo estabilidad alguna en eso. El pensamiento engañado es un charlatán, un impostor; ¿no es mejor estar totalmente abierto y despreocupado? Mantener la cuenta del reconocimiento y la distracción que ocurren en nuestra práctica se llama ‘atención esforzada’, no es liberación. El estado despierto en sí mismo está libre de la atención esforzada. Es totalmente libre, abierto, tranquilo, de ningún modo difícil. Sin embargo hemos confinado este estado abierto y libre en un estrecho espacio reducido. ¡Cuán agotador es, estar bajo la opresión de la mente dualista![..]

Thopaga, has estado distraido.

Thopaga, ya es el séptimo día.
¿Ya hay algún signo de éxito?
-     Lama, le pido continuar durante siete días más.
Has estado distraído.
En la oscuridad,
 si la mente no tiene ningún control,
los pensamientos se vuelven fuertes y descontrolados y las visiones surgen del caos.
Si te quedas atrapado por estas ilusiones, no lograras nada.

En un día como hoy,
fiesta de los ángeles custodios, ex fecha de cumpleaños de mi querido maestro raíz, que tristemente ya trascendió.
 El gran José Antonio Pérez López,
cariñosamente me llamaba Luzio,
io a el Josele,
siempre reconoció mis cualidades 
al igual que io las suyas.

En mi presencia, 
rara vez falló, jamas dudó.

La formula utilizada para realizar la transmision fue doble:

¿Que te acabo de decir?
¿Qué?

Estas dos formulas utilizadas en los momentos apropiados, 
me provocaban un potente "ñam"
o experiencia ilusoria,
a partir de la cual se podía reconocer el estado.

La transmisión mas allá de las palabras tuvo lugar,
guru yoga sin saber ni que existía guru yoga como tal 
fue realizado a la vieja usanza,
permitiendo  la fusión de las conciencias,
el testigo fue recogido.

Su instrucción medular,
el mensaje de su corazón,
fue:
¡Luzio no dudes!

-le respondí, no dudo Josele.

¡Si dudas! ¡No dudes Luzio!
Las historias que cuenta la tradición 
de que determinados individuos obtuvieron la realización 
con tan solo una instrucción, 
no esta muy descabellada.

Uno de los últimos imperativos que me regalo fue:
``Me creeré como verdad la experiencia que me  cuentas 
cuando te vea actuar y asi me lo demuestres.´´
Otro de los últimos mensajes que me mandó decía:
Luzio paciencia, 
somos la cota mental mas experimentada,
ya sonriéremos juntos para la eternidad,
palabra de honor, Jant.
En su recuerdo, 
unos minutos de elegante Teatro Zingaro,
Salud.

Sugerencias relacionadas

Related Posts with Thumbnails
´